Soy Maquero pero adoro Linux

Con la de años que he pasado trabajando con practicamente todos los sistemas operativos que Microsoft ha ido poniendo en el mercado, es casi hasta normal que terminase un poco cansado de su Windows. Por ello hace unos años decidí levantarme una mañana y probar a instalar una distro de Linux de la que había oído muy buenas críticas, Ubuntu. Después de curiosear e informarme de cómo hacerlo, y sobre todo de cómo no “cagarla” con el tema de las particiones, etc…, quedó instalado un pingüino en mi PC con Windows XP. Ese fue el primero de mis diversos coqueteos con el mundo de Linux, los demás no os los voy a contar porque tampoco viene a cuento, pero sí pude probar varias distribuciones diferentes, aunque siempre acababa quedándome en Ubuntu (sin Kade, of course).

Estoy viene a colación de una idea que, como actual maquero convencido, tenía ganas de desarrollar en el blog y siempre lo dejaba para más adelante. Todos sabemos que el MacOs es primo de cualquier distribución de Linux, ya que los dos trabajan desde Unix, y muchas de las maneras de trabajar de ambos sistemas son similares. Sin embargo los amantes y defensores de Linux, siempre han achacado a Apple (y a veces no les falta razón) el hecho de realizar un software tan cerrado y lleno de restricciones. Filosofía opuesta al software libre que promulga todo Linuxero. Por supuesto no quiero entrar, ni debo, en qué sistema es mejor, el de Mac o el de Linux. Realmente pienso que ambos son válidos, aunque todavía, y es cierto que se mejora cada poco en este aspecto, para usar Linux es conveniente poseer unos mayores conocimientos técnicos para aprovecharlo al máximo, mientras que un Mac hasta nuestras mascotas pueden manejarlo al momento. Y que conste que esto no es una crítica para Linux.

Personalmente me duele cuando gente de Linux ataca fereozmente a los maqueros, si habéis leído hasta aquí ya os imaginaréis el porqué. Además pienso que son dos sistemas operativos con los que se puede trabajar conjuntamente y desde luego obtener unos resultados mucho más satisfactorios que usando Windows. Por eso desde que empecé en el mundo de MacOS X, siempre he visto a estos dos sistemas operativos complementarios y nunca excluyentes, cosa distinta a lo que me sucede con Windows, que use MAc o use Linux, siempre pienso en hacer desaparecer a Microsoft de mi ordenador.

No me gusta la palabra “evangelizar” (soy bastante ateo en general), pero creo en la verdadero experiencia de usuario, por ello animo a todos los maqueros, y por supuesto a los usuarios de Windows, a probar a instalar o virtualizar alguna distro de Linux, aunque solo sea para trastear con ella. Y es que Linux pasen los años que pasen sigue siendo una idea romántica y genial para todos nosotros.

Los sistemas operativos y mi petición/ amenaza a Apple

¿Qué es eso de Kernell Panic?

Hablando con mi padre, que de informática sabe mas bien poquito, me doy cuenta de lo poco que necesitan una gran cantidad de usuarios cuando se dispone a disfrutar de las bondades de la informática e internet. Cuando muchos trasteamos con el registro del sistema, personalizamos al máximo la apariencia, jugueteamos con la consola e instalamos cientos de programas solo para probar, pero hay otros que se sientan al ordenador, escriben en un procesador de texto cuatro líneas, consultan internet, leen su correo, y punto. En ese grupo suelen estar una gran cantidad de padres, y más cuando ya han cumplido suficientes años como para que prefieran dar paseos en vez de sentarse a quemar horas delante de la pantalla.

Y es que para cualquier señor/a mayor, los ordenadores e internet son también una herramienta muy útil para estar informados, consultar mil dudas e incluso para estar en contacto con familiares lejanos por medio del email o la mensajería instantánea. Para ellos el que un sistema sea sencillo es lo primordial, porque no necesitan complicarse la vida ni que un sistema para técnicos se la complique. Por ello el otro día pensé en cargar una distro de Linux en un Pc viejo y dejárselo a mi padre para que hiciera sus cuatro tareas principales con un ordenador. Lo dejaría bien preparado, desactivando o dejando solo lo que él va a usar. Esto me hizo pensar sobre la gente a la que un Windows le marea (y hasta asusta por la complicación), y los que pudiendo usar MacOS X como sistema operativo sencillo, funcional y eficiente, no pueden por no gastar demasiado dinero. Y aquí viene mi crítica a Apple: señores manzaneros, ¿quieren de una vez renovar el Mac Mini para hacer que mi padre pueda usar un Mac tranquilamente sin tener que gastarse más de 600€? Mira que me empieza a rondar montar una hackintosh para estos casos… Steve, quedas avisado.

Cuando Apple intenta parecerse demasiado a Microsoft

Hay veces en los que levantas la mirada por encima de tu hombro y ves como has pasado años usando un sistema operativo que te ha dado tantas alegrías como problemas. Y cuando giras la cabeza de nuevo al frente te encuentras con un sistema que te da más alegrías que problemas. Lo cual te hace sentir la satisfacción de no sentirte defraudado de la elección que tomaste. A mí me ocurre casi a diario cuando uso MacOs X y recuerdo mis andanzas con Windows. Sin embargo Apple se empeña en darme pequeños disgustos de vez en cuando, aunque casi nunca relacionados con el Leopard. Estos contratiempos se centran más en políticas de mercado, estrategias empresariales, y sobre todo, la forma en la que están tratando un tema tan candente como es el iPhone y su microuniverso.

Apple no deja de ser una empresa relativamente pequeña en comparación con gigantes del sector de la tecnología e informática. Microsoft es la cabeza visible en este maremagnum, y una de las empresas más poderosas del planeta. Apple no es más que un niño comparado con el gigante creado por Bill Gates, pero han conseguido situarse con acierto y una marcada forma de hacer las cosas, en el mercado tecnológico, y no solo en lo que a ordenadores se refiere. El iPhone, tal y como sucedió con los iPod, ha supuesto un cambio de mentalidad en las estrategias de la compañía y les ha obligado a modificar sustancialmente la cultura que hasta ahora estaban manteniendo. El aparato es una genial idea, y la tecnología que lo soporta impresiona, sin embargo con ciertos detalles da la impresión de que intentan abarcar lo que una empresa del tamaño de Microsoft, y ahí se pierde la esencia de Apple.

Microsoft saca cientos de productos, y actualiza otros tantos. El software, su soporte (obviando el sistema operativo) y los periféricos son productos que se lanzan al mercado sin demasiado bombo y platillo, pero que acaban siendo comprados por multitud de personas de las que un grupo termina satisfecho y otro desencantado. Pero no es algo que le preocupe realmente a Microsoft, porque son tan grandes que esas pérdidas de confianza o de dinero no afectan la suma de beneficios que obtienen cada fin de ejercicio. Apple, es diferente, juegan en otra liga, y es la liga de la confianza. Ante todo la fidelización que los de Cupertino buscan para con sus usuarios es, y debe serlo, mucho más sólida que la que ejerce Microsoft con los suyos. El iPhone ha abierto un nuevo mercado para Apple, que da la impresión que no son capaces de gestionar de forma tan eficiente como lo han hecho hasta ahora con sus demás productos. Este hecho es el que me hace dudar de la capacidad de la compañía si la cuota de venta de los Mac subiera demasiado. Tal y como han demostrado en este lanzamiento mundial del nuevo iPhone 3G, los problemas en cuestión de software/ firmware, los errores garrafales en las cribas de selección para las aplicaciones en la AppStore, y los problemas causados por la falta de control de calidad en los procedimientos que siguen las empresas distribuidoras de los iPhone en países como España, hacen que Apple esté cayendo en una espiral de problemas de los que parece no sean capaces de superar con agilidad.

Se dieron cuenta que lanzar demasiados productos a la vez (como en la presentación del iPhone 3G, MobileMe y firmware 2.0…) de tanta transcendencia fue un completo desastre que no ha traído sino verguenza y desprestigio a una empresa que en gran parte depende de ello. Y esto solo corrobora el hecho de que Apple no debe intentar pisar el terreno pantanoso en el que está acostumbrado a moverse Microsoft, porque sinceramente terminaría por hundirse. Apple tiene su espacio, su capacidad de abarcar mucho con sus productos, pero dudo que tenga el poder de abarcar tanto como pretende por el momento. Y es que los de Steve Jobs, están cayendo en errores propios de Microsoft, pero con una salvedad, Microsoft puede permitírselos y Apple todavía está lejos de hacerlo.

Como grabar tus propios screencast o videotutoriales

Todos conocemos alguna página en la que mediante Screencast o lo que es lo mismo, videotutoriales, nos enseñan el funcionamiento de un determinado programa, o nos explican algún tema que tratado vía blog o incluso Podcast, se queda algo corto, ya que el video permite una rápida identificación de todos los pasos que el autor quiere transmitir. Estoy seguro que a muchos que ya controláis algún programa por ejemplo, os han preguntado cómo hacer esto y cómo hacer lo otro. A veces, cuando llevamos mucho tiempo trabajando con algún software, se nos olvida que hay personas que están empezando con él, y les surgen las mismas dudas que tuviste tú al principio.

Personalmente, cuando me preguntan mucho sobre un programa, me agota explicarlo una y otra vez, sobre todo cuando lo hago vía mail, y cuando lo explico a viva voz parece que siempre se me olvida algún detalle, o que no estoy transmitiendo todo lo que mi oyente necesita. Por ello lo mejor es grabar tu propio screencast casero, con el que explicar todo claramente, y además poder mandarlo a todo el que te pida consejo o ayuda, in tú perder demasiado tiempo. No hace falta ni colgar por la red, solo hacerlo y guardarlo en tu equipo. Para esta labor tenemos varias soluciones bastante interesantes. Hablemos de ellas un poquito:

Para Mac, tenemos un excelente programa de pago, ScreenFlow que tiene un coste de 99$, pero te ofrece una calidad insuperable, y un montón de efectos y configuraciones para que el grabar un screencast se convierta en algo sencillo y atractivo. También de pago, nos encontramos ScreenFlick para Mac, que tiene un precio algo menor, 29$. Incluso con el QuickTime Pro podéis grabar perfectamente en Mac. Si queréis algo gratis y sencillo para grabar screencast en Mac encontramos Jing, que además registrándote en su web, te proporciona un espacio en el que subir los videos y compartirlos, incluso insertándolos en Blogs, etc…

Para Linux os puedo recomendar un soft gratuito como es RecordMyDesktop, el cual me dio buenos resultados hace tiempo, cuando mantenía un bonitio idilio con Linux. Para Windows, tenéis CamStudio, que es sencillo pero gratis, y el que mejor me funcionó en su día.

Ponte a grabar que seguro que tienes algún conocimiento que enseñar al resto.

Evernote, ten tus notas sincronizadas y donde quieras

Hace tiempo que quería comentaros algo sobre esta excelente aplicación que corre bajo Windows, Mac, e incluso iPhone. La sencilla labor de tomar una nota, apuntar algún dato interesante que quieres recordar, nunca se hizo tan sencillo y hasta el punto que nos ofrece este software gratuito.

Para empezar deciros que Evernote nos permite tomar una nota escrita, a modo de cualquier programa similar, pero también nos permite hacer una captura de una página web, o incluso una foto de lo que queramos guardar como nota. Nos las clasifica mediante tags y las ordena temporalmente. Integra un buscador que incluso es capaz de encontrar la palabra deseada en el texto de una captura de imagen o una fotografía, lo cual es sorprendente. Pero esta no es la principal característica de Evernote, lo mejor es que mediante una cuenta personal, que para crearla solo debes registrar una cuenta de correo electrónico, te ofrece sincronizar en todos tus equipos esas notas, para que estén siempre disponibles estés donde estés.

Los usos que le podemos dar a Evernote son infinitos, por ejemplo:

Podemos usarlo como almacén de contraseñas o números de serie que necesitemos. Si no estamos en nuestro equipo habitual pero llevamos nuestro iPod Touch/iPhone, o nuestro portátil, o incluso si estamos trabajando en otro PC, lo único que tenemos que hacer es entrar a Evernote, que tendrá sincronizada la nota con esas claves.

Lo mismo podemos hacer si tenemos una foto o PDF que encontramos y queremos usarla en otro equipo. Simplemente la guardamos en Evernote, y al llegar al otro equipo sincronizamos y allí la tenemos.

Y por supuesto nos permite mandar toda esa información por correo a otra persona. En suma, es una aplicación que realmente merece mucho la pena probar, y que para muchos ya se ha hecho imprescindible en todos sus equipos, ya que por si fuera poco, puede integrarse en vuestro navegador, para que tomar esas notas todavía sea más cómodo.

Información y descarga en: evernote.com

¿Hay tantos fanáticos de Windows como de Linux o MacOS?

Fijaos que he utilizado en el título el adjetivo de “fanáticos”, con esto me refiero a los usuarios que realmente han interiorizado hasta el úlyimo atómo de su cuerpo la filosofía de marca y la defienden de manera apasionada en cualquier discusión, casi llegando al “talibanismo informático”

De todos es sabido que los Linuxeros defienden el sistema abierto como alternativa al poder de Microsoft a muerte. El Open Source es una bandera que se ondea con orgullo, y que hace que el “Pásate a Linux que es mucho mejor” sea esgrimido con fiereza en foros, y blogs de la red. Los maqueros no nos quedamos cortos, y entre nosotros también hay un grupo de fanboys que llegan a la irracionalidad cuando se les nombra alguna buena cualidad del Windows Vista, llevando el “get a Mac” hasta puntos insospechados. Mirad, a mí no me gsta ir evangelizando a nadie que use un sistema operativo diferente al mío. Personalmente tengo mi opinión sobre Windows, Linux y MacOs, pero cada usuario tiene unas necesidades y una forma de cubrirlas. Hay sistemas bueno, mejores, y peores, pero no podemos criminalizar y tachar de inútiles a personas que utilizan algo diferente, aunque pensemos ciertamente que lo nuestro es mucho mejor.

No sé porqué razón, pero no hay tanto fenómeno “taliban” en el entorno Windows, quitando al amigo de la foto con su tattoo del logo del Zune (que por cierto ahora se ha comprado un iPod Touch, menudos fans se echa a la espalda Steve Ballmer…). Ni siquiera conozco ningún grupo o comunidad de Windowseros, y si la hay me gustaría conocerla, aunque sea por curiosidad. Sin embargo hay un montón de movimiento en los grupos de aficionados a las distros de Linux, y qué decir de los Grupos de Usuarios de Macintosh, que cada vez estamos más al pie del cañón. ¿Será que al ser más pequeños nos unimos más? Si es así, prefiero seguir siendo el pez pequeño, porque yo lo disfruto bastante. Pero no es el tema. Lo cierto es que sí hay gente que defiende a muerte los sistemas Windows, pero no creo que haya tanta “violencia verbal” por parte de estos hacia Linux o Mac, aunque puedo estar equivocado, hablo de lo que he visto. Sin embargo sí que tendemos mucho los demás a decir aquello de Windows es una mierda. Y aunque no seré yo quien tire la primera piedra, sí tengo que decir que no me gusta decirle a una persona usuaria de Windows que lo suyo es peor que lo mío, aunque pueda pensarlo. Allá él con sus problemas, pero no tengo porqué morir al palo de MacOs cuando no solo no me da de comer, sino que encima yo les estoy dando de comer (entiéndase la frivolidad).

No me gustan los fanatismos de uno u otro lado. Cada uno es libre para escoger, no será por falta de información… Y el que no sepa buscar allá él, pero al menos que no le caliente la cabeza a los demás.

La Teleformación nos ignora

Y no creo que por gusto de los programadores de los programas plataforma que soportan la mayoría de cursos de teleformación en España. Me explico, la inmensa mayoría de las plataformas de teleformación, que para quien no esté en onda les diré que básicamente son cursos online guiados a través de internet por un programa, están escritos para ser usados en Windows exclusivamente. Y no me parece mal que se haga en Windows, pero sí que no se de alternativa a los que no usamos estos sistemas operativos y preferimos Linux o Mac. Hablando con uno de los programadores de una de estas plataformas educativas, me pudo confesar que ya le hubiera gustado hacerlo compatible con Mac, pero no era eso lo que le pedía el cliente, pues Windows es mayoría, y los demás parece que no existimos.

Afortunadamente eso de que los demás no existimos no es cierto. Las alternativas a Windows son tan amplias que sería perfecto que todo el mundo tuviera la oportunidad de probarlas. Y no hablo de “pásate a Mac” yo no evangelizo a nadie, me refiero a probar Linux, a coquetear e informarse de MacOS, a mirar por encima del monitor y ver que hay opciones para todos los gustos, y no solo la que aparece por primera vez en un PC comprado en cualquier comercio de medio mundo. No hablo de los usuarios avanzados, ni nada eso, pero ojalá la gente probara otras alternativas. Y pongo un ejemplo sencillo. Una persona mayor, que no está interesada mas que en cuatro trabajos ofimáticos, o que solo consulte el mail y cuatro periódicos online por internet, ¿para qué necesita un sistema como Windows? Que pruebe una distro de linux bien configurada, o que lo intente con el intuitivo y sencillo sistema MacOS X. Este tipo de usuario solo va a conseguir tener el sistema colapsado de basura al mes de tenerlo en uso. Y no es presunción, es experiencia pura y dura.

La teleformación nos obliga a trabajar sobre Windows, pues habrá que hacerlo, pero no me cansaré de decir que hay otras alternativas, y mucho mejor preparadas para temas educativos que un sistema Windows. Al menos que no nos ignoren, porque estamos aquí, y cada vez con más fuerza.