Cada vez me gustan menos los doblajes de las películas y series de TV

Constantino Romero

Con todo el respeto a los actores de doblaje, que por otra parte es una profesión fantástica, cada vez disfruto más cuando veo una película o una serie de TV en versión original. Como por desgracia nunca he sido muy ducho en el idioma de Shakespeare, me tengo que deleitar con el trabajo anónimo de un montón de gente por Internet que dedica su tiempo a subtitular todo lo que aparece en inglés y se cuelga en la Red.

Sin embargo, reconozco que si hecho la vista atrás recuerdo grandes doblajes en películas archiconocidas por todos, como La Jungla de Cristal, Star Wars,…, en las que los protagonistas contaban con las rotundas voces de Ramón Langa o Constantino Romero. Por supuesto, hay muchos más ejemplos de grandes voces que no aparecen en los créditos finales y que nos han ido acompañando a lo largo de los años en todo lo que pasaba por delante de nuestros ojos cinéfilos y televisivos. Un gran aplauso para ellos y ellas. Pese a todo, últimamente hay grandes problemas en el gremio de los dobladores, y seguramente los actores sean los que menos culpa tienen en todo ello. Y es que en todo proyecto audiovisual de este carácter, también existe la figura del director de doblaje, y unas personas detrás que realizan una elección de las voces según las originales y el cariz de los diferentes actores que interpretan las cintas.

A partir de aquí, lo que puede salir mal, habitualmente lo hace. Y es que en seguida podemos descubrir actores con voces que no les corresponden, que ni siquiera se parecen un poquito a como habla el actor original. Lo peor llega cuando a uno, o varios, protagonistas se les supone un acento extranjero, ahí es cuando la creatividad del doblaje se vuelve más insoportable. Sin hacer ningún tipo de spoiler, os diré que acabo de ver la película Origen, y os recomiendo que si tenéis la oportunidad, escoged la sala con versión original, porque estoy seguro de que os evitaréis un trauma con las voces y acentos de algunos de los personajes de la última “DiCapriada”.

En Internet encontraréis, a poco que busquéis en Google, muchas páginas con subtítulos en diferentes idiomas. Si sois aficionados a subir al Blockbuster de la azotea y bajar cosas a menudo, dejadme que os de un pequeño consejo, ya me perdonaréis el atrevimiento. Las cosas que busquéis “por ahí”, en inglés bajan antes y a la hora de verlas os aseguro que las disfrutaréis el doble.

Algunas web recomendadas con subtítulos e información:

Ni por piratear vas al infierno ni por pagar eres un iluso

Pienso sinceramente que con el tema del pirateo hay que actuar dependiendo del uso que le damos o lo que esperamos de un software, de un disco o de una película. Yo me bajo de todo, como casi la mayoría de la gente que correteamos por Internet, pero no he dejado de comprar lo que realmente me ha servido, uso todos los días, o busco un plus de calidad con mis euros gastados. Por ejemplo, yo pirateé iLife’09 porque pagué el 08 un año antes y, quitando Garageband, no lo he vuelto a abrir desde que lo instalé, por ende no me compensa pagar, año a año, los 80€ que cuesta el paquete completo.

Snow Leopard, lo pagué muy a gusto, igual que mi suscripción a MobileMe. Es un ejemplo de cosas que uso todos los días y valoro lo que cuesta y lo pago, y además porque tampoco me supone un gran esfuerzo económico hacerlo, relación calidad-precio perfecta. Con la música idem. Acabo de comprar un disco por primera vez en iTunes. Lo he hecho porque es un grupo que me gusta de verdad, y que si lo hubiera buscado en tiendas físicas, o incluso que me lo hubieran tenido que enviar por correo, me hubiera costado el doble de precio tenerlo. Por 9,99€ me he hecho con buena música que me gusta y además, gracias a los nuevos extras de iTunes LP, tengo el libreto en PDF de alta calidad y un videoclip incluído. Pero, cuidado, también reconozco bajar mucha música de la Red, y es que no me gusta gastar dinero a patadas cuando la mayoría de lo que bajo no termina gustándome o no le doy ni cuatro escuchas, no soy rico para derrochar patrimonio en probatinas. Esto lo aplicaría a las películas también.

En resumen, hay cosas que te ofrecen un plus extra que merece la pena pagar, y otras que no tanto. En cada uno está la opción de pagar por un contenido o no, a veces incluso en pagar o no reside la única fuerza que tiene el consumidor frente a grandes empresas que intentan exprimirnos al máximo. Y es que no tenemos que engañarnos ni dejar que nadie nos intente lavar la cabeza, ni piratear te lleva al infierno, ni por pagar un disco eres un iluso.

El síndrome de Diógenes tecnológico

El Síndrome de Diógenes es el nombre de una enfermedad que sufren algunas personas que no pueden evitar el guardarlo todo de forma compulsiva, de forma que terminan con su casa repleta de cosas inútiles que nunca van a utilizar pero de las que les resulta imposible desprenderse.

Hoy me he sentido un poco diogeniano, y es que de vez en cuando libero espacio del disco duro del ordenador llevándome las series y películas que ya he visto a unos discos externos que uso para conservar todo mi material multimedia. Revisando los gigas libres que me quedaban he comenzando a pensar que necesitaba otro disco externo porque ya comenzaba a escasear el espacio libre. Ha sido entonces cuando me he dado cuenta. Estaba guardando multitud de películas, capítulos de series y vídeos de los que en su mayoría jamás volveré a ver de nuevo.

Es cierto que está bien conservar esas series que tan buenos ratos te han hecho pasar, ¿pero realmente para qué las guardamos todas? En mi caso hay series que por mucho que me hayan gustado difícilmente me volveré a ver temporada tras temporada, aunque es cierto que hay excepciones, pero son las menos. Lo mismo me ocurre con las películas, sé que hay ciertas producciones que podría verlas una y otra vez, pero otras… Todavía no tengo claro en qué pensé para conservarlas… En resumen, que hoy en día disponemos de tanto material que a veces nos da por guardar y guardar y los gigas van que vuelan. Personalmente me voy a proponer ser menos diogenista porque eso de “no lo tiro porque nunca se sabe cuándo lo voy a usar” me está empezando a cansar y paso de comprar otro disco duro para guardar videos que puede que no vuelva a ver nunca.

En esta vida al final hay que optimizar hasta el espacio que ocupas con las copias de seguridad, hay que ver.

Cómo tener películas .AVI en iTunes con carátula incluída

Este fin de semana este blog, No tengo iPhone, cumple un año, y aunque no tenía pensado escribir ni grabar podcast alguno, hasta por lo menos la MacWorld de enero del 2009, se me ha ocurrido celebrar su aniversario con un tutorial muy chulo que me ha sugerido mi amigo Jorge del GUM Zaragoza.

Seguro que a todos los que usamos iTunes en Mac o Pc nos gusta tener las carátulas de nuestros discos, porque no nos engañemos, mola mucho usar la opción Coverflow y al pasarlo al iPod que nos reconozca las carátulas etc… Bien, como sabéis también pueden añadirse videos y películas a iTunes, pero no admite todos los formatos, entre ellos los populares .AVI, lo más usados en descargas P2P. Por supuesto existen conversores de video con los que puedes hacer tus películas compatibles con iTunes y de ese modo añadirlas a la Videoteca sin problemas, pero es un proceso costoso en tiempo, sobre todo si tienes gran cantidad de películas o videos. Lo que yo os propongo es aprender de forma sencilla cómo añadir un video .AVI a iTunes y además añadir carátulas de una forma rápida y sencilla.

Primero de todo avisaros que deberéis contar con el Quicktime para poder realizar este simple tutorial. Seleccionáis el video en cuestión abriéndolo con dicho programa. Pincháis en “guardar como…” y en Tipo de películas pincháis en “Guardar como película de Referencia”. Esto lo que hace es crear una especie de acceso directo con extensión .MOV (admitida por iTunes) de unos pocos megas, no más de 4Mb. Ese archivito lo agregáis a la bilbioteca de iTunes y ya tenéis allí la peli en cuestión pudiendo añadirle carátulas, género… Por supuesto conservando el .AVI

Este truco viene muy bien si tienes tus películas y series en un disco externo pero queréis tener toda vuestra colección ordenada en iTunes con sus carátulas pero no queréis ocupar tantos gigas de espacio en el disco duro del ordenador.

Espero que os haya gustado y sobre todo que os sirva el truco. Con esto y un bizcocho nos volvemos a leer y a escuchar muy pronto, estad atentos ;)

Películas de éxito en iTunes

paramount

Parece ser que Apple está negociando con compañías cinematográficas de renombre para ofertar sus películas desde su iTunes. Warner Bros, Paramount y Lionsgat parecen estar próximas a un acuerdo por el alquiler de sus títulos desde 3,99 dólares para 24 horas. También puede anunciarse dentro de pocos días el acuerdo cerrado con Twentieth Century Fox, por los mismos motivos y condiciones.

Todo ello da la impresión de que es un preanuncio de lo que puede ser el anuncio en la MacWorld sobre la renovada Apple Tv y sus nuevos contenidos digitales. Sería una gran noticia para Apple que vería así desbloqueado este campo del entretenimiento masivo que por unas razones más o menos convincentes las grandes empresas del cine americanas le habían negado. Son buenas noticias para los amantes del cine y ya solo falta que a las grandes cadenas de televisión se les ocurra que no es tan malo ofertar sus series de éxito por canales como iTunes, y dejarse de tonterías, que ganarían mucho más de lo que ganan, y así pagarían lo que se merecen a los guionistas. Que ya les vale hombre.

Vía Mackinando y AppleInsider

Bibliotecas Multimedia, iTunes y Winamp

biblioteca

Quiero hablar de mi caso personal para intentar echar un cable para quien no está tan al tanto de estos temas o quien esté comenzando a interesarse por tener sus colecciones organizadas. Cuando llega un momento que se tiene tanta música, películas, videos, o fotos, pues puede ser incluso agobiante el encontrarlo cuando lo necesitas. Para solucionarte este problema se crearon las bibliotecas multimedia. En ellas puedes añadir cualquier carpeta de tu disco duro que contenga archivos multimedia y ella sola los ordenará y te facilitará las búsquedas, inclusive podrás reproducirlas y exportar listas de reproducción y videos a tu iPod o Reproductor de Mp3. Podemos encontrar multitud de ellas por la red, pero yo quiero hablar de dos en concreto, ya que a mi modo de ver son las más completas y más sencillas de uso: iTunes y Winamp.

Winamp es famoso por ser uno de los más reproductores de audio más ligeros, completos y de mayor calidad. A esto se le añade un gran gestor de contenido que mediante plugins es capaz de reconocer casi cualquier tipo de reproductor mp3 del mercado. Simplemente con añadir la carpeta que contiene tu música (por ejemplo) la procesa entera y está lista para funcionar. En las últimas versiones he visto que tiene reconocimiento de carátulas del disco, es decir, que si has añadido en los metadatos del mp3 la carátula del disco, ésta aparecerá en winamp mientras se reproduce, así como en el iPod o últimos Creative Zen. Cualquier búsqueda es sencilla, e incluso puedes clasificar tus podcast, suscribiéndote a ellos y mandando actualizarse cuando estos lo hagan.

iTunes, el fantástico iPod tiene un gran amigo en este programa que lo conecta con su iTune Store, en donde puedes suscribirte gratuitamente a podcast, comprar tus discos, o audiolibros, igual que bajar videos. El sistema es muy parecido, siendo, como no, dentro de un entorno mucho más amigable que en winamp. Y es que Jobs siempre nos facilita las cosas. Tiene la historia que no me ha reconocido a otro reproductor que no fuera mi iPod, así que está clara la exclusividad. Al igual que en los iPod también disponemos del sistema Coverflow, con el que podremos navegar visualmente por nuestra biblioteca de carátulas, dando la impresión de que las estamos pasando una a una con la mano, sin duda impresionante. Hecho de menos un poco más de calidad en lo que es la reproducción de la música y de los videos, pero bueno, lo compensa añadiendo una herramienta de conversión de archivos a los que puede leer el iPod para que no tengamos que andar buscando programas externos, aunque yo lo recomiendo, sobre todo para los videos.

Ahora mismo, si tuviera que quedarme me quedaba con el iTunes, pero sin dejar a mi Winamp del alma al lado, que me ha servido muchos años, pero ya se sabe mi iPod manda, y aunque bien es cierto que en winamp podemos sincronizar cualquier iPod…, la “i” Impone abrazar las bondades de la manzanita maldita. Lo mejor es que pruebas la que quieras y te convenza de cualquiera, eso sí, es mejor que la de Windows Media Player.

Descargas: Winamp
iTunes