Mi Experiencia con Spotify Premium y porqué me ha convencido por completo

Imagen

Desde mis tiempos en los que comencé a organizar mi biblioteca musical en Winamp a hoy, iTunes ha llenado años y años de llevar al detalle la información y carátulas de todos los discos y canciones que añadía a mi colección de música digital. La sincronización mediante cable que usaba para pasar los discos que me apetecía escuchar en los iPod y iPhone, siempre me pareció una idea genial, aunque muchos la hayan criticado hasta la extenuación. Sin embargo, la llegada de la Nube y la posibilidad de acceder a todos nuestros archivos desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo conectado a Internet, era demasiado goloso como para no probarlo.

Aunque realmente iTunes Match fue el primer servicio online que probé, sus continuos fallos me hicieron desactivarlo y olvidarme de él “forever and ever”. Fue realmente Google Music el primer servicio de música online que utilicé de verdad, con el inconveniente de tener que buscarme la vida para acceder al servicio que por entonces se limitaba a EEUU y de subir a fuerza bruta una enorme cantidad de gigas. Después de unas semanas se convirtió en un asunto complicado utilizarlo desde el iPhone y lo dejé aparcado. Meses después vendí el iPhone, me compré un smartphone Android y entonces sí comencé a utilizar intensivamente Google Music, el cual también recomiendo por ser gratuito y un excelente servicio.

ImagenHasta hace un par de meses, mi paso por Spotify lo calificaría como anecdótico. Sin embargo, la evolución de su oferta de servicios y posibilidades, así como sus fantásticas aplicaciones móviles y de escritorio, me animaron a darle una segunda oportunidad. Encontré muy interesante la rapidez con la que integró mi biblioteca de iTunes y la posibilidad de ir descubriendo música, ya fuera por mi propia inquietud de buscar y buscar, o simplemente escuchando música recomendada por mis amigos de Facebook, o por las geniales Listas de Reproducción Públicas. Sin embargo, me faltaba la posibilidad de llevarme toda esa experiencia al Smartphone, y pagar casi 10€ al mes por el servicio Premium se me hacía muy cuesta arriba.

Entonces llegó una oferta de Antena 3 por la que regalaban 60 días de prueba en modo Premium. Me suscribí y comencé a explotar todo lo que pude las posibilidades que da tener toda tu biblioteca de iTunes más todas las canciones y discos que ofrece el servicio pudiendo descargarlas, tanto al Smartphone como al ordenador, y así conservarlas por si al finalizar la promoción decidía aparcar Spotify.

La inmediatez de Spotify es uno de sus grandes puntos positivos y determinante para que su servicio me haya terminado por convencer. Primero, porque ahora puedo buscar en el momento un disco que alguien me recomienda o que veo por Internet, agregarlo a una lista de reproducción y escucharlo más tarde, cuándo y dónde quiera. Segundo, porque desde que utilizo Spotify he descubierto una gran cantidad de grupos y música nueva que, por la rapidez de búsqueda y reproducción de Spotify, me ha permitido escuchar y descubrir sin esperas. Y tercero, por la integración con Redes Sociales, y sus Listas de Reproducción Públicas y colaborativas, una idea fenomenal.

Usar Spotify en el móvil y en cualquier ordenador en el que tengo instalado el programa con todas mis listas de reproducción sincronizadas, es una ventaja que me encanta. De hecho, me he dado de alta en la promoción Spotify.Movistar.es, que te ofrece la posibilidad de disfrutar durante dos años de Spotify Premium a 6€/mes (con IVA), casi la mitad del precio habitual, usando tu cuenta de facturación del móvil para cargarte el pago. Después de la buena experiencia de estos dos meses gratis, y considerando que en cualquier momento me puedo dar de baja sin penalización, he decidido apuntarme. Soy un gran consumidor de música, y por 6€ al mes es un coste perfectamente asumible. Por todo esto que te cuento, puedo decir y digo, que Spotify Premium a mitad de precio es una de las mejores opciones que he encontrado para disfrutar, no solo de mi biblioteca musical de siempre, sino de toda la música que quiera en el móvil y en el ordenador. Un servicio muy recomendado si eres un gran consumidor de música.

Más info: Spotify.com

Apple no me ha quitado las ganas de trastear

Desde que tengo uso de razón informática siempre he estado investigando, curioseando y buscando la mejor manera de tener las cosas justo en el punto que yo las quiero. Por suerte o por desgracia, los sistemas de Windows por los que me he estado moviendo tanto tiempo me han hecho investigar sin descanso para resolver los problemas que ellos mismos me han ocasionado, y desde luego gracias a eso he aprendido mucho. Cuando definitivamente me pasé a Mac, hasta el punto que hace ya tres años que no toco un solo Pc con Windows ni siquiera en el trabajo, pasé a convertirme en un tipo más pausado en lo que ha probar cosas y trastear se refiere, y en gran parte, “la culpa” la han tenido los poquísimos problemas que he tenido que solventar en los dispositivos de Apple. Por supuesto, los Mac, iPhone e iPod…, fallan como cualquier otra máquina, pero yo tengo la suerte de tener que hacer mucha memoria para encontrarme con un problema que me quitara el sueño.

Cuando estrené la cuenta de sincronización de MobileMe, me ocurrió algo similar en el sentido de dejar probar configuraciones de correo, sincronizaciones puente con los contactos y los calendarios, etc… Ingresaba mi cuenta en un Mac, o en un iPhone, y simplemente funcionaba todo. Pues bien, hace poco mi espíritu cacharrero, que siempre ha estado ahí, se volvió a despertar para abandonar la sincronización de toda mi información de MobileMe, para sincronizarla mediante mi cuenta de Google. Tenía que hacerlo en dos Mac (3 si sumamos el del trabajo) y un iPhone. Pese a que la integración de Google en todos los dispositivos, y por supuesto los de Apple, ha mejorado mucho en los últimos tiempos, el cuidado de hacer las cosas bien para no perder información y tener todo, tal y como lo tenía con MobileMe, significó un tiempo tan divertido que me encantó, de hecho por eso os lo estoy contando.

Es un mero detalle, pero el investigar cómo hacer algo, darle vueltas para buscar opciones más avanzadas y, muchas veces, romper cosas para tener que volver a arreglarlas, es tan divertido y educativo, que me he percatado que la casi excesiva eficiencia de mi vida maquera se estaba volviendo muy aburrida. Por ello, quería compartir con vosotros mis ganas por seguir investigando y probando mil historias nuevas, porque pese a que estoy muy feliz en el entorno de Apple, el saber que todavía me pica la curiosidad por mil y una historias relacionadas con cachibaches, me dibuja una sonrisa en la cara.

PD: Ah! Y por supuesto, otro día os contaré el proceso que seguí para suplir todos y cada uno de los servicios de MobileMe por servicios gratuitos perfectamente sincronizados ;)

Experiencia de usuario: Un 10 para el iPhone 3GS

Como muchos de vosotros ya sabéis, un grupo de locos y locas se juntaron para regalarme un iPhone bajo el nombre de #SoyfandeNTI, y al final la idea tomó forma en un iPhone 3G S de 32GB negro. Efectivamente, ya tengo iPhone. Sin embargo he estado “muy ocupado” descansando en mi semana de vacaciones como para preparar nada, aunque “ojo al dato”, algo sí se está haciendo como agradecimiento a tal gesto por parte de los oyentes del podcast de No tengo iPhone, que lo sepáis, pronto se irá descubriendo ;)

Lo que sí quería comentaros a modo de review muy personal, es la experiencia de uso que estoy teniendo en mis primeros días con el iPhone 3GS, que no está pudiendo ser más satisfactoria. Cuando apareció el OS 3.0 en seguida me vino a la cabeza la frase -”ahora sí merece la pena”-, ahora estoy comprobando que no me equivocaba. El uso de la geolocalización es excelente para un terminal móvil, la experiencia como teléfono espectacular, y la sensación de estar conectado a tus datos y a la Red para en cualquier momento hacer una consulta de la manera que lo hace el iPhone, es sencillamente genial. Sobra el decir que el haber sido poseedor de los dos modelos de iPod touch que Apple ha ido sacando al mercado, ha hecho que no me asombrase al 100%, ya que tenía bastante camino aprendido, pero el nuevo iPhone 3GS en general, sí lo ha sido. Realmente es mucho más rápido.

Lo mismo puedo hablaros de la sensación en la mano. No le voy a poner funda, ya que siempre lo llevo en el bolsillo de una bolsa que me acompaña a todas partes, aunque en invierno con el frío veremos si no cae alguna de silicona, pero por el momento quiero disfrutar de cómo se siente un terminal como el iPhone, con mucho más empaque que el Touch de 2ª generación, que siempre temía que se me cayera al suelo y por eso nunca lo sacaba de su funda. Y la batería no es para nada insuficiente. Lógicamente cuando tenemos un gadget capaz de hacer todas las cosas que hace el iPhone 3GS y además todo a la vez, el consumo de batería es muy elevado, pero no siempre hace falta tener el 3G activo (más bien solo cuando consultas algo en la web), no hace falta tener activo el Push, con tal de que se conecte cada media hora o una hora es suficiente para traer tus notificaciones o mail al terminal. Con saber qué es lo que más gasta y saber cuándo lo tienes que activar y cuando no, el iPhone 3GS me está durando igual que mi anterior teléfono de Nokia, el N81.

Y por supuesto tener 32GB en la mano es alucinante, aunque reconozco que el estar de vacaciones ha hecho que no lo llene con mil archivos y con mil aplicaciones que quiero probar. En suma, que mi experiencia actual es de 10, tal y como pensé al principio. No se me puede olvidar, aunque en mi caso conseguí la portabilidad y el terminal de forma muy cómoda y rápida por circunstancias profesionales, tengo que decir que Telefónica ha vuelto a tropezar en la misma piedra que con la presentación del anterior modelo el año pasado, no aprenden ni aprenderán y por su culpa todavía hay un montón de gente que no puede tener el nuevo modelo, Telefónica no aprende ni aprenderá….

Para terminar, ya anuncio para que quede constancia que el nombre del blog y del podcast no va a cambiar, NTI me ha ofrecido en este tiempo que lleva abierto un montón de alegrías y sorpresas que ni siquiera os podría contar aquí, por ello no puedo cambiarle el nombre, pero seguro que lo entendéis. Os iré contando más cosas del iPhone y por supuesto de Internet, de gadgets, de Apple, de Redes Sociales, de mil historias, tanto en el blog como en el podcast, aunque este verano sea muy tranquilo en ese aspecto ;)