Los Podcast de día y los Podcast de noche

En el podcasting como en la mayoría de las cosas de la vida, o bien somos nosotros los que nos categorizamos o son los demás los que nos pegan etiquetas. De cualquier modo, para que las cosas no terminen siendo un caos, no está de más organizarlas un poco y por ello existen Podcast de tecnología, cultura, cine, y cien temáticas distintas entre las que bucear. Personalmente siempre he añadido una categorización extra, los podcast amateur y los profesionales, pero ahora me he dado cuenta que todavía se puede hacer otra incluso más importante: Los podcast de día y de noche.

Desde hace un tiempo me doy cuenta que por mucho que me guste un podcast, mentalmente me resulta imposible escucharlo de noche, ya sea por el ritmo, por la temática, o sobre todo si requiere que tenga los sentidos más atentos a lo que se dice. Por contra, hay otros podcast que los disfruto el doble si lo hago en la intimidad que da la noche. De hecho, incluso grabar a una hora u otra no tiene nada que ver. Como soy nocturno de nacimiento siempre me ha salido mejor lo que tramo a la luz de la luna que a la del sol. Y sería capaz de afirmar que desde que solo grabo de día, he perdido mucho como locutor, o al menos no acabo de trasmitir todo lo que busco. Esto ha conseguido que lleve meses sin escucharme, algo malo para aprender de los errores cometidos en un podcast, pero lo que el cuerpo no me pide, la mente es raro que lo ejecute.

Será romanticismo o pura costumbre, pero en mi rutina de vida, el día y la noche me piden podcast distintos, que por la naturaleza misma del podcasting, podemos adaptar a nuestra forma de escucharlos.

¿Qué os parece esta idea de podcast de día y de noche, os ocurre a vosotros como oyentes y/o podcasters? Si no me lo contáis en las Jornadas de Podcasting de Barcelona de este fin de semana, echaos un comentario… ;)