Como ver vídeos MKV en la TV con el ChromeCast. Mi experiencia con Plex Media Server

Compré el Chromecast hace unas semanas con un único objetivo claro: Reproducir por streaming toda mi biblioteca de películas y series en la TV. El resto me sobra. Hasta el momento, mientras tenía conectado el Macmini a la TV por HDMI, gestionaba mi biblioteca mediante XBMC, pero con el Chromecast la solución pasa por Plex. 

Imagen

Plex es un Media Center, emparentado con XBMC, que en seguida se ha puesto las pilas con el Chromecast. Instalando la app de Android, puedo visualizar desde la Nexus 7 toda mi biblioteca perfectamente organizada, con sus carátulas y toda la pesca. Para ello, tan solo hay que instalar Plex Media Server en el ordenador y listo. Vía Wi-Fi, la aplicación encuentra al instante la biblioteca y con su compatibilidad con el Chromecast me permite ver todo el contenido en la TV. Ahora bien, los MVK…

Los MKV no son compatibles de forma natural con el Chromecast, y como sabemos es el principal formato de vídeo en HD. No busquéis más, porque Plex es capaz de transcodificar el archivo para permitirte verlos vía streaming en la TV. Incluso desde las preferencias de Plex Media Server, puedes indicar qué tipo de transcodificación quieres, según la potencia de tu ordenador. Es decir, si tienes un procesador potente, puedes exigirle una transcodificación que prime la calidad de la imagen, de forma que la recibas en perfectas condiciones – sobre todo cuando hablamos de vídeo en HD -, si tienes un equipo menos potente, quizá tengas que priorizar la rapidez a la calidad. El asunto es que puedes elegir, y el resto, Plex lo hace por ti. 

Imagen

Como nota adicional, os quiero comentar otra cosa más del genial combo Chromecast + Plex, es que no se olvida de los subtítulos si te gusta ver el contenido en V.O.S, e incluso si lo configuras en el apartado Idiomas de Plex, te los busca él solo a través de Opensubtitles.org.

Más info:

Usar Evernote para organizar tus tareas personales y de trabajo.

Evernote usado en GTD productividad

Hace ya unas semanas que se me ocurrió utilizar los recordatorios en las notas que iba creando en Evernote. De ahí que pensé en hacer la prueba y sustituir el genial Wünderlist por Evernote para ver cómo podía organizarme. Y la cosa marcha. Lo primero creé varias Libretas nuevas:

  1. Inbox
  2. Hoy
  3. Mañana
  4. Esta Semana
  5. Algún día.

La típica estructura GTD, sin más misterio. Eso sí, las cinco agrupadas en una Pila de Libretas. Esto me ha permitido organizarlas mejor dentro del resto y de paso tenerlas más a la vista. Lo siguiente, y aquí viene una de las claves por las que me he acostumbrado rápido a esta faceta de Evernote: Las etiquetas.

Básico pensar bien antes de crear y asignarlas. En mi caso, al no usar más Libretas que las cinco comentadas, y utilizarlas para crear tareas personales, de trabajo, etc…, me han resultado perfectas para identificar cada una de las mismas dentro de la propia Libreta. Así, dentro de la Libreta “Hoy”, puedo identificar rápidamente qué Notas (en este caso Tareas) corresponden a cada proyecto. Útil no, lo siguiente.

El tema de las notificaciones le da un plus interesante a Evernote, porque resultan prácticos para esas Notas (tareas) de vencimiento concreto, o que necesiten un recordatorio. Lo malo, que por el momento no es posible configurar repetición de tareas recurrentes. Pero tampoco me resulta indispensable.

Os dejo este uso práctico del gigante Evernote, que es como una navaja suiza, sirve casi para todo.

Los Wearables y relojes inteligentes no son para mí

bits-wearablereport-tmagArticle

He seguido esta “moda” de los Smartwatch desde sus inicios, incluso he podido probar algunos modelos que han intentado ser los primeros de una nueva forma de interactuar con nuestros móviles. Luego llegaron los Wearables, que son esos accesorios y pulseras, más o menos molonas, que van recogiendo nuestra actividad diaria y hábitos incluso de sueño. Y pese a su evolución y novedades, mi opinión no ha cambiado desde entonces: No me gustan ni un pelo.

Una cosa es ponerte un reloj o gadget que monitorice tu actividad física, a fin de mejorar tus salidas en bici o tus carreras. Controlar la distancia, velocidad, altitud, frecuencia cardiaca, etc…, es algo muy útil cuando practicas un deporte a cualquier nivel. Pero lo mejor es que cuando regresas a casa te lo quitas y lo guardas en un cajón, después de haberle limpiado el sudor, obviamente. Pero para el resto del día, me gusta mi reloj, y quiero seguir llevándolo en la muñeca.

Qué miedito da el futuro...

Qué miedito da el futuro…

No me gusta la idea de sustituirlo por un smartwatch, por muchas cosas y aplicaciones que permita usar. Mi móvil tiene una pantalla estupenda para usar todas sus apps, y además el bolsillo del pantalón no me queda lejos. ¿Qué ventaja tiene llevar un reloj de pulsera que tienes que cargar cada 1 ó 2 días, que tiene una pantalla con baja resolución, que me obliga a llevarlo conectado por bluetooth constantemente y que encima su calidad de fabricación no es la mejor? Yo no se la encuentro.

Hacer peores fotos con el reloj pudiendo hacerlas mejor con el móvil, la nueva moda.

Hacer peores fotos con el reloj pudiendo hacerlas mejor con el móvil, la nueva moda.

Otra cosa es el tema de las pulseras. Si están bien hechas y no te provocan fuertes urticarias, como algunos modelos de la Fitbit Force, se pueden compatibilizar con llevar un reloj tradicional en la muñeca. Sigo sin verle la ventaja frente a los podómetros de 25€ que miden pasos, distancia, velocidad y calorías consumidas. De acuerdo, no tienen sincronización con iOS/Android, y no tienen bluetooth, pero….,¿y qué más da?

Mi opinión personal es que se nos está yendo la pinza con esta nueva moda que inició la rumorología de Apple insinuando un innovador iWatch, y de la que jamás se ha sabido ni se sabrá. Me da la impresión que Apple se la ha metido doblada, y casi sin querer, a fabricantes como Sony o Samsung, que por querer comerle la tostada a los de Cupertino, han lanzado sus SmartWatch al mercado, y van a terminar por tener que regalarlos con sus teléfonos para quitarse el stock.

El teclado virtual nunca sustituirá al físico

ctx-virtual-keyboard

El teclado virtual nunca sustituirá al físico, al menos en mi caso. Cada día hacen las pantallas de los tablet y de los smartphone con una mayor resolución y la inclusión de cierta vibración cada vez que tocas con el dedo, parece querer ayudar a sentir esas teclas inexistentes en la virtualidad de nuestros keyboards. Pero no, no es comparable. Hace tiempo leía sobre el regreso de los teclados mecánicos. Puede parecer algo complejo e incómodo, aunque de hecho te traslada a una sensación más cercana a lo que quieres transmitir con cada pulsación. Hay verdadero fanatismo por esta sensación hasta el extremo, sobre todo en el mundo “gamer”.

Aún así, en el caso de personas que escribimos mucho al cabo del día, la sensación de tener algo físico debajo es mucho más placentera (si puede adjetivarse así sin pensar en guarrerías) que la de tener una pantalla bajo el dedo. Ya no entro en gustos, os cuento el mío, porque también conozco gente que sea ha acostumbrado a usar el teclado virtual del iPad, y ahora escribe casi más rápido que con uno tradicional. Para mí es complicado y siempre pierdo el hilo de lo que escribo.

Solo falta que ahora os diga que este artículo está escrito en la Nexus 7, ¿verdad? Eso lo dejo a vuestra imaginación.

Publicado el Número 11 de NTI Podcast, Feliz Año 2014, aquí estoy otra vez

Logo.NTIPodcast

Imagen

En el programa de esta semana os hablo de unos cuantos temas sin orden ni concierto sobre lo que ha tenido de interés para mí en el mundo cacharrero y tecnológico.  Media hora de charla que espero que os agrade al menos la mitad de lo chulo que ha sido para mí volver a susurrar cosicas de vuestros oídos a través de los auriculares. ¿Ha quedado esto un poco guarrete o me lo parece a mí? jajaja.

Ya está el podcast en iTunes, pero aquí os dejo los enlaces para que os podáis suscribir y el programa en streaming con tan solo darle al Play:

Encontrarás todos los programas del Podcast a partir de ahora en:

Puedes contactar conmigo a través de:

Feliz Navidad tecnológica y próspero 2014 cacharrero

el blog y Podcast de No tengo iPhone te desea Feliz Navidad

2013. Año de novedades, confirmaciones, presentaciones, actualizaciones y renovaciones. Doce meses intensos en lo general, y también en lo personal.

Este ha sido el año de mi confirmación en Android. Tanto en Smartphone (LG G2) como en Tablet (Nexus 7),  se ha convertido en mi sistema operativo móvil de cabecera y no puedo estar más encantado con él. Me sigue pareciendo que Apple encabeza la lista en cuanto a calidad de hardware, pero la decepción que me produjo el insulso iOS 7, terminó por corroborar lo bien que había hecho probando cosas nuevas.

Sin embargo, creo que lo mejor de este año en cuanto a tecnología, ha venido de la mano de la fotografía. Para mí es más una pasión  que una simple afición, y este año he hincado los codos para aprender los secretos de disparar en modo Manual. La satisfacción no ha podido ser más grande. Una pequeña renovación en cuanto a objetivos, el descubrimiento del focal fijo de 35mm, y mi propósito personal de mejorar en cada foto que iba tomando, ha hecho que todavía me enamore más del bello arte de retratar.  Me queda mucho por aprender, pero creo es precisamente eso lo que más me motiva.

Las redes sociales han seguido muy presentes, aunque con un balance distinto al de años pasados. Twitter y Facebook han perdido fuerza en mi día a día, mientras que Google Plus e Instagram, me han regalado nuevos amigos 2.0 y horas de diversión.

En cuanto a ordenadores… Aquí no he cambiado ni mis equipos ni mi opinión. El entorno Mac es el que me hace ser más productivo y donde puedo expresar mejor mi creatividad. Me ocurre lo contrario que con iOS, Mac OS X no me aburre lo más mínimo.

El año que viene os soy sincero, no espero grandes cosas de los gigantes de la tecnología. Siento que vivimos un periodo de estancamiento necesario, en el que las empresas intentan sacar más provecho a lo que ya tenemos, y se olvidan de rizar el rizo. Pero veremos lo que sucede. De momento, me despido con el clásico Feliz Navidad, que nunca pasa de moda. ¡Sed felices!

Como me gusta el Nokia Lumia 1020, pero..

Image

Lo mires por donde lo mires, es un smartphone con una fabricación superior. Unas características técnicas de bestia parda, y sin duda, una de las cámaras más impresionantes que se han visto en un dispositivo móvil. Sin embargo, el hecho de montar un sistema tan controvertido en cuanto a cantidad y calidad de su ecosistema de aplicaciones, ha hecho que ni siquiera me lo haya planteado en el pasado. Pero hay que decirlo, es tentador, al menos para alguien inquieto como yo al que no le importa probar sistemas y móviles diferentes. Solo critico el aburrimiento.

Pero lanzarte sin mirar a una tienda de aplicaciones con la mala fama de Windows Phone es un inconveniente. Y para que luego no me digáis que hablo por hablar, he estado comprobando las distintas aplicaciones que uso habitualmente a ver qué encontraba. Cierto es, si no estaba la versión oficial de las mismas, había algunas opciones para sustituirlas, sin embargo…. Os pongo el ejemplo de Dropbox. No sé si funcionará bien o mal, pero es lo más horrible que he visto nunca. Parece una versión de hace 10 años. Y eso, en el mundo que nos movemos, no puede ser. En el resto de apps no profundizo, porque cada uno tendremos nuestras imprescindibles y cuesta muy poco hacer una pequeña búsqueda. Os animo a hacerlo y comparar.

De cualquier modo, el precio es lo que más me tira para detrás, además de que no me ha terminado por convencer su tienda de apps, aunque me encantaría recibir comentarios y opiniones de usuarios del sistema Windows Phone, y si encima han probado este smartphone mucho mejor. No es que esté pensando en comprar el Lumia 1020, pero me gusta mucho y me encantaría conocer algo más de él.

Más info oficial del Lumia 1020