Aprendamos a controlar nuestro iTunes y nuestro iPod (I)

Seguro que muchos de los que hace años disfrutáis de vuestros iPod no les descubriré nada nuevo con esta serie de artículos que me he animado a escribir para sacarle provecho a nuestro iPod usando iTunes, pero aunque está orientado a los más nuevos en este mundillo, espero daros algún que otro truquillo que ayude a todos a sacar el máximo disfrute a nuestra contenido multimedia.

Para empezar hay que decir que aunque iTunes es un programa genuino de Mac también se encuentra disponible gratuitamente su versión para Windows, por lo que explicaré sirve para ambos sistemas. Lo primero y más básico es pensar en iTunes como una biblioteca en la que almacenar nuestros discos, películas, programas de TV, e incluso aplicacione, juegos y tonos de móvil. Cuando nos compramos un iPod para escuchar música con él, lo primero que nos sorprende es que dependemos de iTunes para llenar de canciones nuestro reproductor, y para ello tenemos dos formas de hacerlo, gestión manual o sincronizada.

La forma manual funciona de forma tan fácil como es la de conectar el iPod al ordenador y una vez visualizado en la barra lateral izquierda de iTunes seleccionar las canciones o discos que deseamos escuchar y arrastrarlas hasta el icono que veréis con el nombre de vuestro iPod (personalizable por vosotros). Esta forma de usar vuestro iPod os otorgará un control total sobre el contenido multimedia que metéis o borráis de él, y evitará posibles pérdidas de temas cuando lo conectéis a un iTunes diferente del habitual en el que guardáis toda vuestra biblioteca.

Sincronizar es sin duda la forma más maquera de usar iTunes con un iPod, y es que podemos crearnos Listas de Reproducción seleccionando los criterios que queramos, o simplemente arrastrando canciones a ellas. Con la simple orden de sincronización automática a las listas de reproducción que queramos (o a toda nuestra biblioteca) iTunes llenará nuestro iPod con lo marcado por nosotros. Lo mejor de esto es que no tendréis que preocuparos en borrar una por una las canciones que ya no deseéis o añadir las nuevas, iTunes lo hará por vosotros. Este método sin embargo puede crear problemas ya que el iPod está configurado para sincronizarse con un solo iTunes, y corres el riesgo de conectar el iPod a otro iTunes de otro ordenador y que al intentar sincronizarse borre todo el contenido del mismo. Por tanto hay que tener cuidado y por si acaso hacer alguna prueba previa para que no nos demos ningún susto.

Lo que siempre hay que tener claro es que los iPod dependen de nuestros iTunes y esto por lo general nos facilita la vida pero también puede generarnos problemas si no comprendemos su uso correcto. De momento vamos a dejarlo aquí, y en siguientes artículos veremos como funciona la biblioteca de iTunes y qué podemos hacer con ella.

About these ads

6 comentarios en “Aprendamos a controlar nuestro iTunes y nuestro iPod (I)

  1. Holaaaaaa,

    Menuda sorpresa, grata sorpresa, de nuevo al pie del cañon… jejeje. Me ha alegrado cliquear en notengoiphone.com y ver nuevas entradas. Por cierto, ¿todo eso que hay en los tejados de Friburgo es nieve?, vaya pasada…
    Espero seguir viendo entradas en este blog, la verdad es que lo echaba de menos…

Los comentarios están cerrados.